MI RELATO EN LA REVISTA ROMANTICA´S

Hola a todos!! ¿Como vais? Espero que todo os vaya muy bien!!
Hace un tiempo os dije que en la revista ROMANTICA´S habían incluido un relato mio. Como han cambiado ya de numero, para todos aquellos que no lo hayáis leído y queráis leerlo os lo pongo a continuación!!!




Espero que os guste mucho!!! y lo disfrutéis:) y me digáis que os parece!!!!




Un abrazo!!!


P.D: Sigo sin noticias de la editorial que esta interesada en el círculo perfecto, pero dentro de poco supongo que ya esta semana, sabre algo y sereis los primeros en saberlo!! Y si es que no, pues no pasa nada, a seguir luchando!!!!





Relato escrito por Moruena Estríngana.

Mi ángel.




`` Lo nuestro no funciona, es mejor dejarlo…´´
Veo como las lágrimas van borrando el mensaje de mi pantalla móvil. El dolor que siento me desgarra por dentro. Sólo unas pocas palabras rápidamente escritas para romper, para dejar lo que según él no funciona. ¿Y yo qué? Me duele el corazón tanto, que temo que se parta de verdad en dos. Patética de mí, marco con mi mano temblorosa su número y lo llamo. Al hacerlo, aparece en la pantalla mi…ex… que palabra tan desgarradora para describir a alguien a quien creía que le importaba. ¿Aquí acaba todo? ¿Esto es todo lo que duraría nuestra historia? ¿Por qué tuvimos que empezar para decirnos adiós?
El móvil no deja de sonar. Es evidente que él ya ha dicho todo lo que tenía que decir. Ya no hay más explicaciones. Cuelgo y veo en el fondo de pantalla una foto que me hizo Ángel, mi mejor amigo, con un dragón de peluche que me regaló por mi cumpleaños. La miro entre lágrimas y paso los dedos por ella.
¿Por qué nunca me hice una foto con Kevin? Tengo que tener alguna. Busco en mi móvil las fotos guardadas y solo veo fotos mías con Ángel. Kevin no sale, me decía siempre que no le gustaba posar…que salía mal en las fotos…o tal vez yo no insistí demasiado… ¿Por qué tantas excusas? ¿Acaso él ya sabía que no iba a quedarse en mi vida el tiempo suficiente para que lo amara más? ¿Acaso sabía que desaparecería sin más, sin una explicación?
Rompo a llorar otra vez y dejo caer el móvil al suelo justo cuando en él se veía una foto de Ángel y mía, disfrazados de roqueros con ropas raídas y labios negros.
Ángel…Él siempre lo supo. Intuía que Kevin no se quedaría a mi lado.
Llevo sin verlo desde que empecé con Kevin hace dos semanas y lo cierto…lo cierto es que lo hecho de menos. Me advirtió que él nunca me comprendería, que no sería capaz de querer a alguien más que a sí mismo. Que para Kevin sólo era una distracción de un par de semanas. ¡Que razón tenía! Que tonta fui al olvidar a mi mejor amigo por un chico que sólo iba a estar unos cuantos días en mi vida.
Llevo toda la vida siendo amiga de Ángel, desde que nací podría decirse, pues mi madre y la suya son íntimas aparte de vecinas y, aunque es mayor que yo, cuatro años, siempre ha estado a mi lado. Siempre. Me llevo la mano al pecho, pues ahora no siento dolor por Kevin, sino añoranza de Ángel. Nostalgia por el amigo perdido por culpa de un estúpido que no merecía la pena.
¿Cómo pude hacerle esto a alguien que…¿Que, qué? ¿Qué es Ángel para mí? ¿Qué soy yo para él? ¿Por qué quiero saber algo así en este momento? ¿Por qué me duele más la pérdida de Ángel que la de Kevin? Si soy sincera sé que estas dos semanas no he parado de mirar hacia su balcón para verlo… Me atuso el pelo desordenado y echo un vistazo a mi habitación. ¡Cuántas fotos de Ángel! Toda una vida plasmada en marcos…Una vida…
Observo con cariño una de ellas. Ángel sale de mi casa en bañador…en pleno invierno. Sonrío, al recordarlo. Vivimos chalet con chalet y por el teléfono le reté. Y él aceptó el reto. Ángel ganó y me tocó hacerle los deberes de “mates” durante casi dos semanas.
Acaricio la foto y miro sus ojos, esos ojos tan dorados… como siempre. ¿Por qué nunca me fijé en ellos hasta ahora? ¿Siempre fueron tan increíblemente hermosos? ¿Es cierto eso que dicen que sólo te das cuenta de lo que tienes cuando lo pierdes? Sin embargo, sigo sin sentir la pérdida de Kevin.
Desgarrándome por dentro, comprendo ahora la verdad. Si salí con Kevin fue porque deseaba que un chico guapo se fijara en mí, porque quería llamar subconscientemente la atención de Ángel. Aún sin saberlo. Sin darme cuenta que siempre fue el único… ¡Qué evidencia tan aterradora! Porque preferiría mil veces llorar por un corazón roto, que por lo que sentiré cuando vea a Ángel y mi amor no sea correspondido. Quizás sea por eso por lo que me he estado engañando estos años. Tal vez… tal vez porque presumía que él nunca se fijaría en alguien a quien considera su hermana pequeña. Pero hace años que dejé de ser una niña, con mis casi dieciocho años me siento muy mujer. Capaz de poder gustar a cualquier chico…A cualquiera menos a él….
Me acerco a la ventana que da a su habitación y veo como el sol se oculta, dando paso a la noche. Su cuarto está a oscuras. Hace dos semanas que no sé de él. Se marchó tras nuestra pelea para alejarse de mí… ¿Por qué le molestaba tanto que saliera con otro chico? No lo comprendo.
Busco mi móvil, y pongo el mensaje que me mandó mi ex. Y le respondo.
``Tenías razón, lo nuestro nunca funcionaría. Gracias por darte cuenta antes de que esto nos hubiera hecho más daño a ambos ´´

Me siento mejor y me doy cuenta de que culpé a Kevin por mi dolor, pero tal vez el vio antes que yo este desastre. Quizás el intuyó que mis ojos nunca le miraban como una persona enamorada. Él supo, antes que yo, lo que estaba destinado a pasar y no puedo culparle por dejarme.
¿Qué debo hacer ahora? Hablar con Ángel, pedir a su madre que me diga cómo encontrarlo. Decirle lo que llevo callando sin saberlo tanto tiempo. Pues aunque lo pierda, al menos que sepa que lo amo, no que siga creyendo que amo a otro. Mejor pensar que lo perdí porque mi amor no era suficiente para los dos, que por una tonta pelea de amigos.
Tomo el abrigo y salgo corriendo hacia la calle. Al abrir la puerta, me quedo asombrada, pues él está aquí, Ángel. Me mira muy serio. Sus dorados ojos parecen cansados. Se le ve preocupado. Hasta podría decir que se vislumbra dolor en su mirada. Y yo no sé qué decir.
—Me ha dejado…
—Lo sé. Lo siento.
—Yo no.
Me observa sin comprender y doy un paso tembloroso hacia él. El corazón me late desbocado. Cuando le hable podré ganarlo o perderlo para siempre. ¡Ojalá lo que me responda no sea un triste adiós!
—Siento haberte perdido a ti. Te he echado de menos.
—No parecías echarme mucho de menos cuando estabas con él.
—¿Cómo lo sabes?
—Eso no importa. Si estás bien me alegro. Ahora debo irme.
Parece que va a decir algo más y yo aguardo, expectante. Pero se encoje de hombros y se aleja.
—¿Cuándo volverás?
Se detiene y se vuelve.
—Aún no lo comprendes, ¿verdad? —Niego con la cabeza—.Aún no comprendes que llevo toda una vida esperando que crecieras para poder ser yo quien te besara, quien te acariciara. Y cuando por fin lo haces, te enamoras de otro. ¿Qué esperabas que hiciera? ¿Qué me quedara mirando como le das a otro lo que yo llevo años deseando para mí?
Se aleja y me quedo clavada en el suelo, muda de asombro. ¡Él me ama y me ha esperado! Ha esperado que madurara para poder darme la oportunidad de elegir. Y elegí a Kevin porque creí que así… ¿Qué estoy haciendo? Lo voy a perder.
—Yo nunca lo amé…. Jamás le besé… Yo… siempre te amé a ti…Te deseo, Ángel… Deseo que seas tú el que me bese –le confieso con la cabeza baja-.
Alzo los ojos temiendo que se haya ido, y me sorprendo al verle a mi lado, sus dorados ojos clavados en mí.
—No me mientas para no perderme…No lo hagas…
—Llevo años mintiéndome a mí misma y ya es hora de que sea sincera con mis sentimientos.
Le sonrío y antes de darme cuenta me veo atrapada por los besos de Ángel. Por esos labios que siempre, sin saberlo, he estado destinada a besar. Me besa con pasión, con todo el amor que tiene guardado. Con un pasado y un presente en cada caricia, con un sinfín de promesas de futuro.
Ahora sé por qué me dejó Kevin, ahora sé por qué Ángel se alejó aquel día. Pues como bien dicen, a veces no nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que nos falta. Yo he tenido suerte y él ha vuelto a mí. Pero… ¿La tendrás tú si pierdes a quien amas sin saberlo? No dejes que la respuesta llegue demasiado tarde. La vida es muy corta. No pierdas a los que amas. Yo ahora conozco la verdad, pues mientras que los labios de Ángel me besan, sé que nunca podría amar a nadie que no fuera él. ¿Qué hubiera pasado si lo hubiera perdido por no descubrirlo a tiempo? Que hubiera perdido a mi vida. Habría perdido a mi ángel.





9 comentarios:

  1. Relatos como estos valen la pena leerlos! Es precioso Moru! Felicidades!
    Un beso muy grande!

    ResponderEliminar
  2. Este relato ya te lo leí en la revista. Precioso, Moruena. Espero que se produzca muy pronto esa llamada ^^

    ResponderEliminar
  3. Me alegra mucho que ya lo hayais leido y os haya gustado!!!!:)

    Muchas gracias por comentar!! un abrazo enorme!!!

    ResponderEliminar
  4. oooooooooooooooooooh que bonitooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo no me extraña que te lo hayan publicado!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Moruena. Acabo de enlazar tu blog al mío, al de reseñas:
    http://laventanadeloslibros.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Hola guapa!!!!!!!!!!!
    Ya sabes lo que pienso de tus escritos pero por si las moscas.
    PRECIOSOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

    ResponderEliminar
  7. Moruena me encanta tu relato, es precioso eres una gran escritora!!
    Seguro que esa llamada que tan pronto te van hacer va a ser muy positiva!!
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  8. ME alegra mucho que os guste mi relato!! Muchas gracias por comentar y vuestros comentarios!! me han encantado!!! un abrazo enorme!!!

    :D:D

    Anabel ya te he enlazado;)

    ResponderEliminar

Hola a todos!:D

Si queréis comentar hacerlo sin problemas, luego yo publicaré los comentarios tras su lectura;)

Se publicarán todos los comentarios, menos aquellos que se me falte al respeto;):D

Si alguien quiere comentar, pero se lía, puede mandarme un mail: moruena@moruenaestringana.com y responderé encantada:D

Un abrazo!!! Os leo en los comentarios!!:D GRACIAS POR COMENTAR:D




Inicio | Biografia | Libros | Eventos | Blog | Contacto

Moruena Estríngana © 2009-2017 Todos los derehos reservados
Edición y Diseño:SW Design